Buscar

LA GRAN SOCIEDAD DEL RÁBANO

Actualizado: 12 nov

VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE GEORGE ORWELL: REBELIÓN EN LA GRANJA


“Ciudadanos del mundo, enfrentamos una emergencia Global. Nunca, habíamos visto tantos jefes de estado carentes de integridad personal, capaces de mentir y abusar de sus poderes con tanta impunidad y, tan ciegamente respaldados por partidos políticos amorales y sin escrúpulos”


Desde 2006, la democracia en el mundo ha tenido una tendencia a la baja. Varias democracias liberales se están volviendo menos liberales, y los regímenes autoritarios están desarrollando tendencias más represivas.

Las democracias están muriendo a manos de populistas autoritarios elegidos, que se hacen cargo de desmantelar las instituciones que dan legitimidad a la democracia.


Los cambios en el entorno internacional, así como los desarrollos tecnológicos y la creciente desigualdad, han contribuido a esta depresión democrática. Sin embargo, las protestas masivas de la prodemocracia en entornos autoritarios y semi autoritarios, desde Armenia hasta Hong Kong y Latino América, subrayan el continuo atractivo de la democracia.


El populismo autoritario tiene un talón de Aquiles: la tendencia de líderes no controlados a hundirse en la banalidad, el amiguismo y la desviación.


Todavía hay una oportunidad para renovar el progreso democrático, pero será necesario un retorno a los primeros principios y esfuerzos renovados por parte de las democracias avanzadas.


Los regímenes autoritarios, están liderados por “La Gran Sociedad del Rábano” y ¿por qué del rábano?

Los populistas que actualmente encabezan los destinos de varios países del mundo, logran su popularidad haciendo creer a las personas menos favorecidas y en estado de pobreza, que ellos son la solución a sus problemas económicos y que los salvarán, sin embargo, en la realidad estos líderes populistas lo que buscan es enriquecerse a ellos mismos y a sus amigos.

Estos populistas que presumen ser socialistas, comunistas o izquierdistas, dicen que saben comprender a las masas menos privilegiadas, logrando mantenerse en el poder, a través de las dádivas y limosnas que les dan a las personas en estado de pobreza económica a cambio de que sigan votando por ellos.

Al final de la historia, estos pseudo líderes, se enriquecen y se les llama “Rábanos”, porque son Rojos por fuera y Blancos por dentro, entendiendo que el color rojo representa el comunismo o socialismo y el blanco el capitalismo o si lo prefieren Neoliberalismo.



TARTUFO, LOS ADULADORES Y EL TRUNFO DEL NEOLIBERALISMO

Variaciones sobre "Rebelión en la Granja" de George Orwell

Un día, un líder populista de nombre Tartufo (personaje hipócrita, impostor y político populista y manipulador), se dirigió a sus seguidores y les preguntó ¿Por qué vivimos en esta condición miserable? A lo que el mismo contestó:


“Porque casi todo el producto de nuestro trabajo nos lo roban. Ahí, compañeros, está la respuesta a todos nuestros problemas y se resume en una sola palabra: Empresarios - Ambiciosos y agregó, ellos son el único enemigo real que tenemos. Elimínenlos y la raíz del hambre y el exceso de trabajo se abolirá para siempre”

Por lo tanto, lo que debemos de hacer es trabajar día y noche, en cuerpo y alma, ¡para el derrocamiento de esos Empresarios - Ambiciosos!

Mi mensaje para ustedes, compañeros es la Transformación de nuestro País, tarde o temprano se hará justicia. ¡Fijen sus ojos en eso, durante el resto de sus vidas!

Y, sobre todo, pasen mi mensaje a los que vengan después, para que las generaciones futuras continúen la lucha hasta que sea victoriosa.

Nunca escuchen cuando les digan que los empresarios y el pueblo bueno y sabio tienen un interés común, que la prosperidad de uno es la prosperidad de los demás. Todo es una mentira.


Los empresarios ambiciosos, no sirven a los intereses del pueblo, sirven a los intereses de ellos mismos.

Recuerden, todos que son enemigos, el pueblo y nosotros somos compañeros.


Los más allegados a Tartufo, los Aduladores (1), revelaron que durante los últimos meses habían estudiado temas de alta economía y convencieron a Tartufo de que el Neoliberalismo era malo.


(1) Un adulador es una persona que, de manera excesiva y exagerada, se comporta de forma aduladora, diciendo numerosos cumplidos y halagando a alguien con la intención de agradar y ganarse sus favores y confianza.


Fue así como los Aduladores le dijeron a Tartufo, que habían logrado reducir los principios de la nueva transformación de su país en contra del Neoliberalismo, en Siete Mandamientos, los cuales estarían inscritos en el legado político de Tartufo y formarían una ley inalterable por la cual todo el pueblo debería vivir para siempre.



LOS SIETE MANDAMIENTOS

1. Todos los que no piensen como Tartufo y los Aduladores son enemigos.

2. Todos los iletrados, ignorantes y aduladores son amigos.

3. Ningún Adulador deberá ser ostentoso.

4. Ningún Adulador será corrupto.

5. Ningún Adulador tendrá nexos con el hampa organizada.

6. Ningún Adulador acusará o evidenciará a ningún otro Adulador.

7. Todos los Aduladores son como el pueblo bueno y sabio es decir iguales.


Después de convencer al pueblo que Tartufo era el elegido para dirigir sus destinos, todos los Aduladores celebraron una asamblea general que se conocía como la Reunión Matutina. Aquí se planificaba el trabajo de la próxima semana y se presentaban y debatían resoluciones. Siempre eran los Aduladores quienes presentaban las resoluciones. El pueblo entendía cómo votar, pero nunca podía pensar en ninguna resolución propia.


Al paso del tiempo, parte del pueblo empezó a cuestionar la forma de actuar de Tartufo y los Aduladores, por lo que, en una Reunión Matutina, Tartufo hizo la siguiente declaración:

"¡Compatriotas!" gritó. “¿Ustedes no estarán pensando, espero, que nosotros estamos haciendo esta Transformación del País, con un espíritu de egoísmo y privilegio?

A muchos de nosotros no nos gusta el dinero y vivimos en austeridad.

A mí no me gusta el dinero, porque es malo y aspiracional.

Nuestro único objetivo es preservar el bien del pueblo.

Nosotros trabajamos con el cerebro. Toda la gestión y organización de este País depende de nosotros. Día y noche velamos por su bienestar.

Es por SU bien el que tengamos “ciertos privilegios” porque ¿Saben qué pasaría si nosotros falláramos en nuestro deber? ¡El Neoliberalismo volvería! ¡Sí, volvería! Y seguramente no hay nadie entre ustedes que quiera ver a los neoliberales de vuelta ¿verdad?

Ahora bien, si había una cosa de la que el pueblo estaba completamente seguro, era que no querían que el Neoliberalismo volviera y, cuando se les presentó esta posibilidad, no tenían más que decir. La importancia de mantener a Tartufo y los Aduladores cómodos y con buena salud era demasiado evidente. Por lo tanto, se acordó sin más argumentos que los privilegios deberían reservarse solo para Tartufo y los Aduladores.


Pasó el tiempo y empezó haber diferencias entre los Aduladores, por lo que Tartufo decidió “expulsar” de su grupo a los que le habían sido aparentemente desleales pero que, en realidad, ya no pensaban como él; esto "Compañeros", dijo Tartufo, "Son decisiones muy difíciles que debo de tomar por el bien de todos y, confío en que todo el pueblo, aprecie mi sacrificio que implica trabajo extra”

Y Tartufo agregó, ¡No se imaginen, compañeros, que el liderazgo es un placer! Por el contrario, es una responsabilidad profunda y pesada.

Nadie cree más firmemente que yo que todos somos iguales. Yo sería muy feliz de permitirles a todos tomar decisiones por ustedes mismos. Pero a veces, pueden tomar decisiones equivocadas, compañeros, y luego ¿dónde estaríamos nosotros?


Y dirigiéndose a los Aduladores, les enfatizó: "La valentía no es suficiente", “La lealtad y la obediencia son más importantes”. ¡Disciplina, camaradas, disciplina de hierro! Esa es la consigna para hoy. Un paso en falso, y nuestros enemigos estarían sobre nosotros. Ciertamente, compañeros, ustedes no desean que regrese el Neoliberalismo.


Fue entonces que los Aduladores concluyeron: "Si Tartufo lo dice, debe ser correcto". Y a partir de entonces se adoptó la máxima, "Tartufo siempre tiene razón”.

Fue por esta época cuando Tartufo repentinamente se mudó a una gran mansión y algunos recordaron que esto iba en contra de uno de los mandamientos previamente mencionados, sin embargo, los aduladores dijeron que era absolutamente necesario que Tartufo viviera ahí, porque era el cerebro del País, por lo que tenía el derecho a tener un lugar tranquilo para trabajar.


También era más adecuado para la dignidad del Líder que viviera en un lugar como dicha mansión. Sin embargo, algunos de los Aduladores se molestaron y trataron de descifrar los Siete Mandamientos que habían sido escritos, uno de los cuales decía Ningún Adulador deberá ser ostentoso…sin embargo parece que se había agregado un texto adicional y ahora decía: Ningún Adulador deberá ser ostentoso, pero, si su seguridad está en juego, se permitirá la ostentación como medio de protección.


Al paso de los años, Tartufo y los Aduladores y sin que el Pueblo Bueno y Sabio se diera cuenta, fueron modificando los siete mandamientos quedando de la forma siguiente: (en rojo el texto original, en azul el texto corregido).


LOS SIETE MANDAMIENTOS REVISADOS POR TARTUFO Y LOS ADULADORES

1. Todos los que no piensen como Tartufo y los Aduladores son enemigos, excepto aquellos que hagan aportaciones económicas ya sean empresarios oportunistas o narcotraficantes,

2. Todos los iletrados, ignorantes y aduladores son amigos, excepto aquellos que no piensen como el líder Tartufo, quien siempre tiene la razón.

3. Ningún Adulador deberá ser ostentoso, pero, si su seguridad está en juego, se permitirá la ostentación como medio de protección.

4. Ningún Adulador será corrupto, excepto aquellos que comparten con Tartufo y los Aduladores el resultado de sus operaciones "especiales".

5. Ningún Adulador tendrá nexos con el hampa organizada, p