eabstracts.png

EN LOS ALBORES DE UNA NUEVA CONCIENCIA

Actualizado: 30 de sep de 2020

Hace nueve mil millones de años, los átomos que ahora componen tu cerebro no solo estaban disociados, sino que estaban esparcidos a lo largo de los años luz de una nube interestelar, éramos polvo cósmico.


La nube se condensó y generó estrellas y sus mundos y así, eventualmente, los átomos de tu futuro cerebro se encontraron en un planeta recién nacido, el tercero de un Sol juvenil...el planeta en que vives.







La atmósfera terrestre evolucionó y en forma impresionante, pasó de un entorno tóxico por bióxido de carbono, a uno que es el aire que respiras, cuya composición está integrado en numeros cerrados por:

78% Nitrógeno

21% Oxígeno

0.93 % Argón

0.07% Bióxido de carbono.

Gracias al oxígeno combinado con nitrógeno, la vida en la Tierra se manifestó como la conocemos al día de hoy.

¿Cómo llegó a la Tierra el oxígeno?

Si pudiésemos construir una máquina del tiempo y viajar al pasado distante de la Tierra, nos llevaríamos una sorpresa desagradable: sin un equipo especial para respirar, nos asfixiaríamos en cuestión de minutos.

Durante la primera mitad de la historia de nuestro planeta no había oxígeno en la atmósfera. Éste apareció hace 2,400 millones de años.

El evento -que se conoce como la Gran Oxidación o la revolución del oxígeno- fue uno de los más importantes ocurridos en nuestro planeta y se debió a las Cianobacterias.

Estos simples organismos son los principales sospechosos de haber provocado este evento.

Hoy podemos encontrarlas en lagos y océanos.

Sus ancestros inventaron un truco que se ha expandido como la vida silvestre: desarrollaron un método para tomar energía de la luz del sol y usarla para fabricar azúcares del agua y el dióxido de carbono.


</