LA OPINIÓN PÚBLICA DE HOY PERMISIVA Y DESORIENTADA

Updated: Mar 22




DE MEGALÓMANOS A MITÓMANOS: DEL EGO A LA MENTIRA INSTITUCIONALIZADA

Enfrentamos una emergencia global y nacional. Nunca antes habíamos tenido líderes y políticos tan carentes de integridad personal, tan capaces de mentir y abusar de sus poderes con tanta impunidad y tan ciegamente respaldados por partidos amorales y sin escrúpulos.

Hemos sido infectados por un grupo de megalómanos: mitómanos, que como virus se han extendido en diferentes sociedades sin criterios y cuyo caldo de cultivo en la ignorancia.


Estamos viviendo la "Era del Conocimiento" pero, paradójicamente, las sociedades actuales tienden a ser más ignorantes, porque leen poco y, por lo tanto, no tienen criterios suficientes para discernir entre verdades y mentiras.


La democratización de la información que produce "desinformación" y manipulación a través de los medios sin ética y responsabilidad social, combinada con una sociedad sin criterios, ha generado un excelente "caldo de cultivo" para los megalómanos: mitómanos que están en posiciones de liderazgo, ya que son como virus que se fortalecen y desarrollan a través de la ignorancia.

Es una situación penosa que después de que la humanidad cruzó por el calvario de la segunda guerra mundial, no haya aprendido de los errores y de los ciclos del poder; hay que recordar que la segunda gran guerra fue conocida por la “Era de los Megalómanos”, perfectamente representados por “El Pacto Tripartito”, también conocido como el Pacto del Eje, firmado en Berlín el 27 de septiembre de 1940 por Saburō Kurusu, Adolf Hitler y Galeazzo Ciano, representando al Imperio de Japón, la Alemania nazi y el Reino de Italia, respectivamente. Este pacto constituyó una alianza militar entre estas naciones, y oficialmente se conformaron las Fuerzas del Eje, opuestas a las Fuerzas Aliadas en la Segunda Guerra Mundial. Los más claros exponentes de la Era de los “Megalómanos” son Adolf Hitler, Benito Mussolini, Ante Pavelic (Croacia) y Miklós Horthy (Hungría) entre otros.

Ahora los ciudadanos del Siglo XXI tenemos que sobrevivir con una nueva extirpe de líderes mundiales, que como virus se han presentado en EUA, Latino América y Oriente, pero que vienen inmunizados en contra de la Democracia, es decir son “MEGALÓMANOS Y MITÓMANOS”.


Vayamos por partes ¿QUÉ ES UN MEGALÓMANO?

Como bien lo define María Prieto (Licenciada en Psicología por la Universidad de Salamanca)¿Conoces a alguna persona que posea la convicción de que todo lo que dice, piensa o hace es grandioso? Si la respuesta es afirmativa, probablemente te encuentres ante un megalómano. Se trata de ese tipo de persona que desprecia a los demás porque se considera superior a ellos, debido a una egolatría sobredimensionada. Ahora bien, ¿cómo identificarlos?

“Personajes históricos como Napoleón Bonaparte, Hitler, Stalin o Mao Zedong son personalidades a las que se les atribuye rasgos de megalomanía y narcisismo; rasgos que a algunos de ellos les impulsaron al planteamiento de nada menos que la conquista del mundo”.

7 características para detectar a un megalómano

· Son sumamente presumidos. Sienten que su presencia es imprescindible en cualquier reunión.

· Se creen indestructibles, capaces de solucionar cualquier problema que se les plantee. Son capaces de todo para conseguir poder y esto incluye la manipulación de los demás.

· Se comportan como si fuesen omnipotentes y les gusta poner a prueba las capacidades de las personas que les rodean para jactarse de ellos.

· No suelen aprender de sus errores y, por tanto, la experiencia no hace que corrijan sus fallos.

· Poseen una imagen narcisista e idealizada de sí mismos.

· Se fijan en la manera en la que los demás reaccionan ante lo que ellos hacen o dicen. Si son rechazados por los otros a causa de sus desajustados comportamientos, piensan que el problema es de los demás.

· La vanidad, apoyada en un ego fuertemente sobrevalorado y alimentado por un marcado complejo de superioridad, les hace despreciar todo aquello que no se refiera a sí mismos”


Pasaron ya más de 74 años y lejos de haber aprendido de la historia, esta se vuelve a presentar en el Siglo XXI con algunos Líderes Mundiales que además de MEGALÓMANOS son “MITÓMANOS”


¿QUÉ ES UN MITÓMANO?

Una muy buena definción nos la da Yamila Papa Pintor (periodista especializada en deportes. Entre los años 2010 y 2011 trabajó como periodista deportiva en “Argentinos Pasión”).

"*Mitomanía: tendencia o inclinación patológica a fabular o transformar la realidad al explicar o narrar un hecho.

Son personas que tiene la mentira por costumbre. No suelen reconocer que tienen este hábito, pero lo cierto es que lo han perfeccionado con mucha práctica. Además, internamente entienden que la mentira puede ser un recurso, igual de válido que otros, cuando no daña a nadie si no es descubierta.

No hay demasiados estudios científicos que puedan explicar las razones por las cuales una persona padece mitomanía. Un mentiroso patológico no tiene control sobre lo que dice y tampoco sobre los efectos que sus falacias causan en los otros. Sus mentiras son generalizadas, desproporcionadas, persistentes y la mayor parte de ellas, espontáneas y poco meditadas. Podemos identificar si alguien, padece este trastorno, si cambia sus historias continuamente, se desdice de algo que expresó en el pasado o exagera mucho sus relatos.

¿Por qué debemos cuidarnos de una mentira patológica? Porque está basada en la falta de control por parte de quien la dice. Un mitómano puede tener problemas o anomalías cerebrales y del sistema nervioso central.

Los que padecen mitomanía no están “perdonados” por su trastorno, pero sí merecen nuestra ayuda, ya que lejos de recriminarlos, debemos solicitarles que dejen su puesto de liderazgo (político, religioso, social o empresarial) e invitarlos a que consulten con un especialista y motivarlos a que sigan un tratamiento adecuado."


¿CUÁL ES EL RIESGO DE UN PAÍS DE TENER UN POLÍTICO QUE PADECE SÍNDROME DE MEGALÓMANO - MITÓMONO XXI"

Dejemos que Thoma Friedman nos conteste en su columna aparecida en el New York Times el 11 de febrero de 2020:


“Mis compatriotas, enfrentamos una emergencia nacional. Nunca antes habíamos tenido un presidente tan completamente carente de integridad personal, tan capaz de mentir y abusar de sus poderes con tanta impunidad y tan ciegamente respaldado por un partido amoral, un fiscal general sin escrúpulos y un monstruo de recaudación de fondos para los medios. Es un motor de potencia bruta que atestará todo lo que el presidente diga o haga directamente”


“Este no es un tiempo ordinario, ningún partido republicano ordinario, ningún titular ordinario, y requerirá una máquina demócrata extraordinaria para triunfar"


"Sin duda, Rusia y China también estarán "votando" Trump 2020, por tres razones:


(1) Trump mantiene a Estados Unidos en crisis e incapaz de concentrarse en construir la infraestructura que necesitamos para dominar el siglo XXI de la misma manera que lo hicimos en el siglo XX.

(2) Tanto Beijing como Moscú saben que a Trump no le gustan tanto los aliados clave de Estados Unidos que nunca puede impulsar una coalición global contra China o Rusia.


(3) tanto Rusia como China saben que Trump es completamente transaccional y nunca los desafiará por abusos contra los derechos humanos. Trump es su tonto, y no lo dejarán ir fácilmente.


Desde 2006, la democracia en el mundo ha tenido una tendencia a la baja. Varias democracias liberales se están volviendo menos liberales, y los regímenes autoritarios están desarrollando tendencias más represivas. Las democracias están muriendo a manos de populistas autoritarios elegidos que se hacen cargo de las instituciones destinadas a restringirlas.


Los cambios en el entorno internacional, así como los desarrollos tecnológicos y la creciente desigualdad, han contribuido a esta depresión democrática. Sin embargo, las protestas masivas de la prodemocracia en entornos autoritarios y semiautoritarios, desde Armenia hasta Hong Kong y Sudán, subrayan el continuo atractivo de la democracia. Además, el populismo autoritario tiene un talón de Aquiles en forma de tendencia de líderes no controlados a hundirse en la venalidad, el amiguismo y la desviación.

Todavía hay una oportunidad para renovar el progreso democrático, pero será necesario un retorno a los primeros principios y esfuerzos renovados por parte de las democracias avanzadas”


¿CONOCES ALGÚN OTRO POLÍTICO EN ESTE NUEVO ORDEN MUNDIAL CON EL “SÍNDROME MEGA-MITO XXI? CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD MEXICANA ES PURA Y MERA COINCIDENCIA.




177 views