eabstracts.png

"Ahora que he experimentado la libertad, no quiero volver a la oficina"

Actualizado: jun 20

"Covid-19 y el trabajo remoto que muchos de nosotros tenemos que hacer ahora están eliminando la" era de la microgestión "que debería haber muerto hace muchos años"

JCER

"En tiempos de cambio, los que aprenden heredan el mundo, mientras que los que saben permanecerán maravillosamente equipados para un mundo que ya no existe"

Eric Hoffer

LA ADAPTACIÓN

Las pautas para la pandemia y el distanciamiento físico están obligaron a las empresas a cambiar las rutinas y prácticas en el lugar de trabajo, así como las interacciones con los clientes. Muchas empresas cerraron temporalmente las líneas de producción, para hacer frente a las interrupciones de la cadena de suministro y responder a la escasez de ingresos.

La inmediatez de la nueva situación exigió mantener la cabeza fría y aprovechar al máximo las circunstancias desafiantes.


Para poder adaptarnos a las nuevas circunstancias habrá que ir un paso adelante a la supervivencia para poder identificar oportunidades y no hundirnos en las amenazas.

En este momento la adaptación organizacional implica un cambio de enfoque, para pasar del enfoque de “Mando y Control” a uno de “Colaboración y Compromiso”.


He escuchado en los pasillos de las empresas que asesoro, así como en las universidades donde doy clases, frases como "Ahora que he experimentado esta libertad, no quiero volver"; Parece que la nueva normalidad es tener libertad, confianza y autonomía.

Covid-19 y el trabajo remoto que muchos de nosotros tenemos que hacer ahora están eliminando la "era de la microgestión" que debería haber muerto hace muchos años; Las empresas que continúen con este proceso de <micromanagement> se verán abrumadas por las circunstancias, como algunos banqueros norteamericanos.

LA ERA DIGITAL

La cuarta ola de cambio que empezamos a vivir desde fines de los años noventas, conocida como la Revolución de la Información y Comunicación, también llamada Era Digital, empezó a convulsionar a nuestro planeta un poco antes de la tragedia de las torres gemelas, sin embargo, no todo mundo estaba consciente de este cambio que se gestó hace más de 20 años.

Tuvo que ser el Covid -19, quien nos empujara a concientizar que el mundo era otro y que, la eficiencia de las empresas y organizaciones, se debería de medir a través de resultados de las personas y no a través del tiempo en que los colaboradores se la pasan sentados en sus escritorios.

Aunado a lo anterior, las nuevas generaciones buscan una mejor calidad de vida, tiempo de familia, y dar resultados por convicción y placer y no por la presión de jefes autoritarios, déspotas y arcaicos como James Gorman y David Solomon, claros ejemplos de personalidades que están maravillosamente equipados para un mundo que ya no existe más.


¿Quién es James Gorman?

Es un financiero australiano-estadounidense que es presidente y director ejecutivo de Morgan Stanley. Anteriormente fue Copresidente y Co-Director de Planificación Estratégica de la firma.


¿Y qué es Morgan Stanley?

Morgan Stanley es un banco de inversión multinacional estadounidense y una compañía de servicios financieros con sede en la Ciudad de Nueva York.

Cuenta con oficinas en más de 42 países y más de 60,000 empleados, los clientes de la firma incluyen corporaciones, gobiernos, instituciones e individuos.


¿Y por qué se hizo popular esta semana James Gorman?

Debido a la forma en que invitó a sus colaboradores a regresar a calentar asientos en las oficinas.


"Si puedes ir a un restaurante en Nueva York, puedes venir a la oficina y te queremos en la oficina". Esa es la cruda respuesta que ofreció este lunes el director ejecutivo del banco Morgan Stanley, James Gorman.


Durante una conferencia de servicios financieros, Gorman dijo que aún no había comenzado a ordenar el regreso de los empleados a la oficina, pero que creía haber enviado un mensaje "muy fuerte" sobre su deseo de tenerlos de vuelta en sus escritorios.

Afirmó que estaría "muy decepcionado" si los trabajadores de ese gigante de las finanzas no vuelven a sus puestos para el Día del Trabajo, que en Estados Unidos se celebra el 6 de septiembre. "Entonces, de no ser así, tendremos un tipo de conversación muy distinta", advirtió.

El Diabólico Jimmy Gorman agregó "que no vería con buenos ojos a los empleados que no trabajen de forma regular en la oficina y, en especial, a aquellos que quisieran realizar su trabajo de forma remota desde lugares como Florida o Colorado, destacando que quienes quieren obtener un sueldo propio de Nueva York deben trabajar allí.